IRRIGADOR DENTAL KLERSEN

En Stock

49,00 €
8,50 €
*Iva incluido
*Gastos de envío no incluidos en pedidos inferiores a 59€
Envios en 48 horas

¡Cómpralo ahora! Y te lo llevamos a casa en un máximo de 48 horas

Ref. del producto : 500388
El irrigador dental Klersen es el complemento perfecto para cualquier persona que desee mantener una perfecta higiene bucal diaria y está especialmente indicado en los casos de: Implantes, protección de caries, brackets y problemas periodontales entre otros.

DESCRIPCIÓN

El irrigador dental limpia los espacios interdentales a la perfección, ya que arrastra con gran facilidad los restos de comida. Su uso evita la aparición de caries y gingivitis. Tras varios usos notarás mejoras significativas en el sangrado y la inflamación de encías. 

El uso del irrigador oral Klersen está especialmente indicado para personas con puentes, coronas, implantes, brackets o problemas agudos de dientes o encías.La buena higiene de los espacios interdentales es fundamental, ya que en ellos es exactamente donde se acumulan las bacterias que causan la mayoría de los problemas de la boca (caries, gingivitis, periodontitis, mal aliento...) 

El 90% de los adultos y el 70% de los niños tienen caries y enfermedad bacteriana. Las caries encuentran su camino en la boca y se propagan allí, especialmente entre los dientes, donde se alimentan de restos de comida no extraídos.

De manera similar, la enfermedad periodontal (gingivitis) es una de las enfermedades dentales más comunes (80% de los adultos). Comienza con una infección bacteriana de las encías que se propaga y produce la degradación del hueso alrededor, siendo la principal causa de pérdida de dientes.

  

MODO DE EMPLEO 

1. Comienza con una presión baja hasta que estés acostumbrado al irrigador dental, regulando la fuerza del chorro y su temperatura.

2. Dirige el chorro de agua en ángulo recto hacia los dientes y hacia los espacios interdentales para eliminar los restos de comida (siempre "de la encía hacia el diente").

3. Guía suavemente el chorro de agua hacia las bolsas gingivales. Esto eliminará la placa restante, oxigenará las bolsas periodontales y eliminará las bacterias dañinas.

Ana Mª Cantarero Morales utiliza en esta web, cookies propias y de terceros (Google), con finalidad analítica única y exclusivamente. Consulta la política de cookies.